El mayor sinvergüenza de la historia del ajedrez

Venció a dos campeones mundiales, compartió celda en Alcatraz con Al Capone,

Merece la pena dedicar 2 minutos a la vida de Norman Tweed Whitaker

Abogado y con un gran talento ajedrecístico…todo apuntaba a que iba a pasar a la historia del ajedrez…pero….

“comenzó a exhibir extraños comportamientos de personalidad; un trastorno mental que le dispararía sus peores deseos reprimidos. Su accionar parecía sacado de la obra “El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde”. Acaso, creído que su fama y poder lo inmunizarían frente al mundo lumpen al que había decidido asociarse, Whitaker comenzó sus primeros pasos con pequeñas estafas, y más tarde se involucró en robos, crímenes, secuestro, tráficos de drogas y prostitutas, y abusos por pedofilia…”

Su doble vertiente de ajedrecista y delincuente había comenzado a causar malestar en el ambiente de los gambitos y enroques; no fue extraño que al año siguiente, pese a su condición de campeón americano, no recibiera la invitación para defender su título en Bradley Beach.

“En Alcatraz, Norman Whitaker fue alternativamente amigo y enemigo de Alphonse Gabriel Capone (famoso gángster norteamericano, aunque su tarjeta personal rezaba vendedor de antigüedades), y que desde 1932, previo paso por Atlanta, cumplía una pena de 11 años de prisión por evasión de impuestos, tras su arresto por Eliot Ness. En 1936 el Zorro y Al Capone tuvieron un duro enfrentamiento cuando éste no quiso ser parte de una huelga que encabezó Whitaker. Años más tarde, ambos reflotaron la interesada amistad.”

“Otra vez en libertad, el ajedrecista ignorado y abogado suspendido, retornó al juego sin olvidarse de su pasado delictivo. Ideó nuevas fechorías y ruines bajezas. Pasó más de veinte años entre las rejas tras nuevas condenas, ahora por casos de pedofilia y el envío de sustancias prohibidas a través del correo.”

A los 66 años, Whitaker, y después de una deleznable y fallida propuesta de matrimonio a una niña de 14 años, se refugió definitivamente en el ajedrez; regresó a su primer club, Franklin Mercantile Chess Club, donde aún era considerado un fuerte ajedrecista y un buen challenger para las mejores promesas de la institución. Allí conoció a Forry Laucks, un adinerado ajedrecista conocido como “el viejo nazi”, que usaba sombrero tirolés, camiseta y pantalón caqui, con corbata oscura, bigote hitleriano y una insignia negra esmaltada con una esvástica dorada; en el sótano de su casa, Laucks había creado una sala de ajedrez “Log Cabin”, donde se reunían a diario un grupo de amigos entre los que sobresalía un joven de 13 años llamado Bobby Fischer. En1956, Laucks organizó para el grupo, un viaje de 5600 Km, que incluía la participación en varios torneos por equipos al sur del país y una escala final en Cuba para desafiar al conjunto local: El Club Capablanca. Whitaker fue seleccionado para defender el 1er tablero, y Bobby Fischer, el 2°.

“O voy yo, o Bobby no viaja”, fue la tajante respuesta de Regina Wender (madre de Fischer) enterada que el niño compartiría el viaje con un delincuente y pedófilo”

Murió con 85 años…un viejecito encantador..



Enlace a la historia completa..merece la pena dedicarle 2 minutos a leerla

Un comentario sobre “El mayor sinvergüenza de la historia del ajedrez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s